• +57 (2) 71 4041
  • info@lgmgestionempresarial.com.co

Medicina Preventiva

Se ha creado una nueva forma de identificar qué pacientes con cáncer de próstata son propensos a desarrollar tipos agresivos de la enfermedad, incluso si sus tumores en un principio parecen ser de menor riesgo.

El cáncer de próstata es una enfermedad biológicamente heterogénea con alteraciones moleculares variables que son responsables de la iniciación y progresión del cáncer. A pesar de los recientes avances en la comprensión de la heterogeneidad del cáncer de próstata, todavía se necesitan mejores métodos para la clasificación del cáncer de próstata con el fin de mejorar la exactitud de pronóstica y los resultados terapéuticos.

Un equipo de científicos dirigidos por aquellos en el Centro Médico Cedars-Sinai (Los Ángeles, CA, EUA) reunió computacionalmente a una gran cohorte virtual de perfiles de transcriptoma del cáncer de próstata humano de 38 cohortes distintas y, utilizando las firmas de activación de vías de relevancia conocida para el cáncer de próstata, desarrollaron un sistema de clasificación novedoso que consiste en tres subtipos distintos (llamado PCS1-3). Los investigadores validaron este esquema de subtipos en 10 cohortes de pacientes independientes y 19 modelos de laboratorio de cáncer de próstata, incluyendo líneas celulares y modelos de ratones genéticamente modificados.

El equipo encontró mostró que uno de los tres subtipos de cáncer de próstata que identificaron, el cual llamaron PCS1, era generalmente agresivo. En los pacientes que estudiaron, este subtipo mostró una alta probabilidad de propagación y progreso hacia malos resultados clínicos, incluyendo muertes. Los pacientes experimentaron malos resultados, incluso cuando los tumores habían sido asignados con grados de Gleason, bajos. Los otros dos subtipos, PCS2 y PCS3, progresaron más lentamente. Actualmente, los pacientes con tumores de bajo grado a menudo no reciben tratamiento y en su lugar se controlan cuidadosamente, bajo una estrategia conocida como vigilancia activa. El nuevo estudio indica que la vigilancia activa puede no ser suficiente para algunos de estos pacientes.

Una ventaja adicional para la nueva subtipificación es que se puede realizar en células tumorales circulantes en la sangre. Este descubrimiento tiene el potencial de mejorar la supervisión en tiempo real de la evolución del tumor durante el tratamiento. Michael Freeman, PhD, investigador principal del estudio, dijo: “Alrededor del 60% de los pacientes con cáncer de próstata que tratamos, no progresan a cáncer agresivo. El problema era que no teníamos manera de saber qué pacientes se clasificaban en ese 60%. Esperamos que nuestros hallazgos les ayuden a los médicos a proporcionarles a más pacientes con los tratamientos óptimos, y obtener resultados más saludables”. El estudio fue publicado el 1 de septiembre de 2016, en la revista Cancer Research

Fuente:

http://www.labmedica.es/

 

Publicado en Laboratorios clinicos

La formación y crecimiento descontrolado de células malignas en los tejidos de la glándula prostática es enfermedad que se conoce como cáncer de próstata, tumor maligno segundo más frecuente y tercero entre las causas de muerte de hombres en todo el mundo.

La glándula prostática o, simplemente llamada próstata, forma parte del aparato reproductor masculino y se localiza justo debajo de la vejiga, delante del recto y rodeando a la uretra, cuya función principal es secretar un líquido, componente del semen, que favorece la movilidad de los espermatozoides. 

Con la edad, el riesgo de que el hombre padezca trastornos en esta parte del cuerpo aumenta, sin embargo, de todas las enfermedades que afectan a la próstata la más grave es el cáncer.

¿Qué causa el cáncer de próstata?

Aunque sus causas específicas se desconocen, los especialistas señalan que puede ser de origen multifactorial, es decir, que existen varios factores de riesgo en torno a su aparición, entre ellos: 

  • Edad. Tener más de 65 años, es raro que afecte a hombres menores de 40 años.
  • Raza. Ser afroamericano conlleva mayor riesgo de padecerlo.
  • Antecedentes familiares. Tener familiares en primera línea como padres o hermanos con problemas malignos de próstata, eleva 25% las probabilidades de padecerlo, según especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
  • Hormonales. Según estudios existe relación entre el crecimiento de tumores malignos en la próstata y los niveles hormonales de andrógenos (hormonas masculinas) como la testosterona, por lo que hombres con testículos con función normal tienen mayor riesgo, a diferencia de eunucos en los que no aparece este tipo de cáncer. Al parecer, el desequilibrio hormonal altera la respuesta a nivel celular de la próstata, provocando un crecimiento descontrolado de la misma.

Asimismo, factores como estilo de vida poco saludable, sin alimentación adecuada, abuso de alcohol, drogas y tabaco, obesidad, sedentarismo y exponerse a ambientes muy contaminados se han relacionado con este padecimiento.

El cáncer de próstata no suele presentar síntomas en etapas tempranas.

Los síntomas se presentan cuando el tumor ha crecido demasiado o ha invadido otras partes del organismo, ya que en sus etapas iniciales no tiene manifestaciones, únicamente malestares menores. 

No obstante, pueden existir uno o varios de los síntomas típicos del síndrome prostático como:

  • Polaquiuria tanto en el día como en la noche (aumento del número de veces que se tiene necesidad de orinar).
  • Disuria (molestias o dolor al orinar).
  • Disminución de la fuerza y calibre del chorro de la orina.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Dolor al eyacular.
  • Hematuria (sangrado con la orina).
  • Incontinencia paradójica o micción por rebosamiento (fuga de orina por vaciamiento incompleto de la vejiga/goteo).

¿Cómo prevenir el cáncer de próstata? 

  • Acudir a revisiones médicas periódicas para un diagnóstico oportuno, pues si se detecta en etapas tempranas hay más probabilidades de curación.
  • Realizarse prueba de antígeno prostático específico entre los 45 y 55 años de edad, como parte de los exámenes de apoyo al diagnóstico temprano.
  • Mantener estilo de vida saludable, que incluya:
  • Dieta equilibrada con bajo contenido de grasas saturadas y carbohidratos, con alto contenido de antioxidantes y ácidos grasos esenciales (Omega 3). También es recomendable incluir productos de soya.
  • Respetar los horarios de comida (no malpasarse).
  • Evitar hábitos nocivos como fumar, usar drogas y consumo excesivo de alcohol.
  • Practicar ejercicio de forma regular.
  • Practicar sexo seguro con personas sanas; abstenerse de la promiscuidad.
  • Dormir bien (8 horas diariamente).
  • Evitar exponerse a situaciones de alto grado de estrés.
  • Utilizar la protección adecuada en caso de que la actividad laboral implique la manipulación o exposición a químicos o sustancias tóxicas o de manejo delicado.

 

Fuente:

http://www.saludymedicinas.com.mx/

 

Publicado en Medicina Preventiva

Medicina preventiva

Control de la salud frente a los factores de riesgo ocupacionales.

Higiene y Seguridad

Identificación, Evaluación, Análisis de Riesgos Ocupacionales

Asesoría Jurídica

Asistencia especializada en la totalidad de ramas del Derecho.

SGI

Implementación en el desempeño de las mejores prácticas.

Talento Humano

Elegir una persona que cumpla requisitos que le permitan incorporarse.

Gestión Empresarial

Ofrecemos metodologías gerenciales que permiten alinear el pensamiento estratégico con la Seguridad y Salud de sus trabajadores, y el control eficiente de sus proceso.

 

Contáctenos